Translate

Google+ Badge

jueves, 15 de enero de 2015

San Luis y Córdoba (Argentina)

#Día 3 del viaje: Continuando con mi aventura, partí hacia San Luis para posteriormente recorrer Córdoba. En los siguientes párrafos cuento la impresión que me dieron estas provincias, algunas anécdotas y fotografías porque como se suele decir: ''Una imagen vale más que mil palabras''.


#Día 3 da viaxe: Continuando coa miña aventura, partín cara San Luis para despois recorrer Córdoba. Nos seguintes párrafos conto a miña impresión destas provincias, algunhas anécdotas e fotografías pois ''Unha imaxe vale máis que mil palabras''.




El 23 de diciembre tomé un colectivo con destino San Luis. Existen muchos tipos de viajes, según el presupuesto o los gustos de cada persona. En mi caso me gusta conocer realmente los países que visito, no ceñirme únicamente a lo catalogado como ‘’turístico’’. Siempre habrá discrepancias con ese término, es subjetivo y los criterios de evaluación difieren. En la guía turística de Argentina que compré en Chile tan sólo dedicaban media hoja a esta provincia, por suerte jamás confío en esas cosas y busqué información complementaria en internet.

O 23 de decembro tomei un colectivo con destino San Luis. Existen moitas formas de viaxar, según o presuposto e gustos da persoa. No meu caso gústame coñecer realmente os países que visito, non limitarme únicamente ao catalogado como ''turístico''. Sempre haberá discrepancias con ese término, é subxetivo e os criterios de avaliación difieren. Na guía turística de Arxentina que merquei en Chile tan só dedicaban media folla a esta provincia, por sorte non confío nestas cousas e busquei información en internet.

San Luis está al lado de San Rafael (6 horas) y en cuanto escribí el nombre en google vi las fotografías de varias sierras, la ciudad está rodeada de verde y había miles de lugares dignos de ser visitados. Además por casualidades de la vida, unas semanas atrás había conocido a un chico de Villa Mercedes, una ciudad a una hora y cuarto de la capital de la provincia. Parece mentira lo pequeño que parece el mundo a veces, una de mis mejores amigas de Galicia también nació allí. Como otros muchos argentinos, a principios de los años dos mil vendieron sus propiedades y se compraron un billete de avión para probar suerte en España e intentar conseguir las oportunidades que su patria les negaba. Nada novedoso, los gallegos hicimos lo mismo hace unas décadas. Dejamos nuestras tierras, familia, amigos y cruzamos el Atlántico. Por desgracia esta realidad en España no ha cambiado, la lista de conocidos -Universitarios la mayoría- que están trabajando a miles de kilómetros es muy larga.

San Luis está ao lado de San Rafael (6 horas) e en canto escribín o nome en google vin as fotografías de varias serras, a cidade está rodeada de verde e había miles de lugares dignos de ser visitados. Ademais por casualidades da vida, unhas semanas atrás coñecera un rapaz de Vila Mercedes, unha cidade a unha hora e cuarto da capital da provincia. Parece mentira o pequeno que é o mundo, unha das miñas mellores amigas de Galiza tamén naceu alí. Como outros moitos arxentinos, a comezos deste século venderon as súas propiedades e compraron un billete de avión para probar sorte en España e tratar de lograr as oportunidades que a súa patria lles negaba. Nada novo, os galegos fixemos o mesmo fai décadas. Deixamos as nosas terras, familia, amigos e cruzamos o Atlántico. Por desgraza esta realidade en España non cambiou, a lista de coñecidos -A maioría universitarios- que están traballando fóra é moi longa.

El caso es que tenía un amigo que vivía cerca de San Luis, podía mostrarme los encantos de ese lugar y los comentarios vía Skype de una de mis mejores amigas que ahora reside en Galicia. Estaba ilusionada por poder conocer el sitio donde se crió y visitar ciudades que sólo había visto por internet. La verdad es que todavía estoy impresionada, Argentina es gigante y fruto del azar encontré a otra persona que es de la misma diminuta ciudad que mi buena amiga. Por un momento pensé que tal vez se hubiesen conocido, pero no, y si coincidieron en alguna ocasión dudo que lo recuerden diez años después.

O caso é que tiña un amigo que vivía preto de San Luis, podía mostrarme os encantos dese lugar e os comentrios vía Skype dunha das miñas mellores amigas que agora reside en Galiza. Estaba ilusionada por poder coñecer o sitio onde se criou e visitar cidades que tan só vira por internet. A verdade é que aínda se me fai raro, Arxentina é xigante e casualmente atopei a outra persoa que é da mesma cidade que a miña boa amiga. Por un momento pensei que ao mellor coñecíanse, pero non, e se coincidiron nalgunha ocasión dudo que os lembren dez anos despois.

Recuerdo cómo conocí a mi amiga mercedina en Galicia, la causante de que fuese a San Luis, en concreto fue en Santiago de Compostela. Era el primer día de segundo de bachillerato –El preuniversitario- y yo estaba nerviosa porque me había cambiado de instituto. No conocía a nadie y temía no hacer amigos, una auténtica estupidez. Nos llevaron a una sala que hacían llamar ‘’salón de actos’’, un aula un poco más grande con un cutre escenario, y empezaron a decir el mismo discurso de siempre: ‘’Bienvenidos a este año académico, el último antes de comenzar una nueva vida en la universidad donde cada uno seguirá su camino blablablá…’’. Me aburría, comencé a mirar qué personas tenía a mi alrededor con el fin de establecer con quiénes, aparentemente, podría tener algo en común y podríamos entablar una amistad. De pronto un grupo me llamó la atención, su forma de hablar era diferente. Me concentré para poder determinar la procedencia de su acento, sencillo, claramente eran argentinos. Desde que tengo memoria me ha gustado relacionarme con personas de otros países, al haber nacido en un pequeño pueblo eso no siempre ha sido fácil pero en cuanto tenía la oportunidad hablaba con extranjeros que me contaban mil cosas de su tierra natal. Ya tenía vocación de socióloga.

Recordo como coñecín a miña amiga mercedina en Galicia, a causante de que fora a San Luis, en concreto foi en Santiago de Compostela. Era o primero día se segundo de Bacharelato -Preuniversitario- e estaba nerviosa porque cambiara de instituto. E pensaba que ao mellor non facía amigos, parvadas. A charla era no salón de actos, o mesmo discurso de todos os anos: ''Benvidos a este ano académico, o último antes da Universidade cando cada un sega o seu camiño e comece unha nova etapa blablabla...''. Aburríame, comecei a mirar que persoas tiña ao redor para saber con quen, aparentemente, podería ter algo en común e poderíamos entablar unha amizade. Un grupo chamou a miña atención, a súa forma de falar era diferente. Concentreime para poder determenar a procedencia do seu acento, sinxelo, claramente eran arxentinos. Dende que teño memoria gustoume relacionarme con persoas doutros países, ao nacer nun pobo non sempre foi fácil pero cando tiña oportunidade falaba con estranxeiros que contábanme cousas da súa terra natal. Xa tiña vocación de socióloga.

Tenía claro que quería conocer a ese grupo que hablaba con acento argentino, ni idea de qué provincia. Una de esas chicas estaba en mi clase, la que hoy es una gran amiga. Antes conocí a mi compañera de pupitre que con el tiempo también se ha vuelto alguien muy importante para mí, pero después de unas semanas al fin hice una amiga argentina. Lo chistoso es cómo ocurren las cosas a veces, había una excursión a Albacete –Sí, existe- con los gastos pagados porque participaríamos en no sé qué proyecto. Me apunté, llevaba unos días de clases y era la oportunidad para relacionarme con mis compañeros y hacer amigos. El día anterior estaba arrepintiéndome y pensando que tal vez no era buena idea ir, estupideces. ¡Cómo cambié con el paso de los años!. Gracias a ese viaje me hice amiga de la famosa argentina y otros compañeros/as, hablé con el primer chileno que había visto en mi vida y lo pasé genial porque además en el mismo albergue se hospedaba otro instituto de Mallorca. Albacete me regaló una bonita amistad, a partir de ese momento sí te he tenido en cuenta en el mapa.

Tiña claro que quería coñecer a ese grupo que falaba con acento arxentino, nin idea de que provincia. Unha desas rapazas estaba na miña clase, a que hoxe é unha gran amiga. Antes coñecín a miña compañeira de pupitre que có tempo tamñen se volvei moi importante para mín, pero despois dunhas semanas ao fin fixen unha amiga arxentina. O chistoso é como ocorren as cousas as veces, había unha excursión a Albacete -Sí, existe- cós gastos pagados pois participábamos nun proxecto de non sei que. Apunteime, levaba uns días de clase e era a oportunidade para relacionarme cós meus compañeiros e facer amigos. O día anterior estaba arrepentíndome e pensando que ao mellor non era boa idea, parvadas. ¡Cómo cambiei có paso do tempo!. Grazas a esa viaxe fíxenme amiga da famosa arxentina e outros compañeiros/as, falei có primeiro chileno que vira na vida e paseino xenial pois ademais nese mesmo albergue estaban outros rapaces dun instituto de Baleares. Albacete regaloume unha bonita amizade, a partir dese momento si que o tiven en conta no mapa.


Con mi famosa amiga argentina. (Albacete, Castilla La Mancha en el año 2011). ¡Hemos cambiado bastante!

Comencé a saber muchas cosas sobre Argentina en esas charlas que manteníamos en clase en lugar de atender o los jueves que salíamos de fiesta, lo increíble es que el viernes éramos capaces de ir al instituto y aprovechábamos para dormir en la asignatura más inútil de todas: Alternativa a religión. Sin duda alguna en nuestra amistad se puede ver un antes y un después a raíz de un comentario sobre Margaret Thatcher que acompañé con calificativos poco cariñosos. Haciendo honor a su nacionalidad argentina mi amiga me dio un abrazo y afirmó que las Malvinas eran de su país. Al igual que en Casablanca: ‘’Este es el comienzo de una gran amistad’’.

Comecei a saber moitas cousas sobre Arxentina nas charlas que mantíñamos nas clases en lugar de atender ou os xoves que saíamos de festa, o sorprendente é que o venres éramos capaces de ir ao instituto e durmíamos na materia máis inútil de todas: Alternativa a relixión. Sen dúbida algunha na nosa amizade pódese ver un antes e un despois por mor dun comentario sobre Margaret Thatcher que acompañei de calificativos con pouco agarimo. Facendo honor a súa nacionalidade arxentina a miña amiga abrazoume e afirmou que as Malvinas eran do seu país. Ao igual que en Casablanca: ''Este é o comezo dunha gran amizade''.




Después de casi cuatro años aquí estaba yo, a miles de kilómetros de mi Galicia natal y recorriendo un continente desconocido para mí. Durante esas tardes en los bares (Típico en España), las aburridas clases o las noches de fiesta por la zona vieja de Santiago de Compostela afirmaba que algún día viajaría por Argentina. He cumplido y además estaba en lo cierto cuando le dije a mi amiga: ‘’ No sé cuándo, pero algún día te mandaré un vídeo haciendo el idiota en Villa Mercedes’’.

Despois de case catro anos aquí estaba eu, a miles de quilómetros da miña Galiza natal e recorrendo un continente descoñecido para mín. Durante esas tardes nos bares, as aburridas clases ou as noites de festa pola zona vella de Santiago de Compostela afirmaba que algún día viaxaría a Arxentina. Estaba no certo e fixen o que prometín a miña amiga: ''Non sei cando, pero algún día mandareiche un vídeo facendo o parvo en Vila Mercedes''.

Debido a todo lo anterior estaba contenta con mi próximo destino. Me quedé dormida en el colectivo así que las seis horas de trayecto desde San Rafael me pasaron muy rápido. En cuanto llegué a la terminal busqué la taquilla de la compañía que pasaba por Villa Mercedes, había visto los horarios en internet y eran un asco si no iba en ese momento tendría que pasar la noche en la estación o gastar mucho dinero. No estaba por la labor.

Por todo o contado ata agora o meu próximo destino era San Luis e estaba contenta. Quedeime durmida no colectivo polo que as seis horas de traxecto dende San Rafael pasáronme moi rápido. En canto cheguei á terminal busquei a compañía que pasaba por Vila Mercedes, vira os horarios en internet e era un noxo se non ía nese momento tería que pasar a noite na estación ou gastar moitos carnos. Non faría iso.

Gasté 50 pesos argentinos más o menos y esperé 20 minutos a que llegase mi colectivo, el siguiente saldría a las seis de la mañana del día siguiente así que tuve mucha suerte. El trayecto fue corto en términos de distancias de este país, en una hora y cuarto había llegado. Me fueron a buscar y durante ese día me fui acostumbrando a la forma de hablar de San Luis que nada tiene que ver con Mendoza o la tonada de Buenos Aires. De hecho mi amigo detestaba que en Europa se generalice y se piense que todos son como los porteños. Me quedó claro que los argentinos de interior se llevan mal con los chilenos –Apoyaron a Gran Bretaña en la Guerra de las Malvinas-, los de Buenos Aires (‘’Gente de campo’’ vs ’’Urbanitas’’), Bolivia o Perú debido a la inmigración, EEUU por sus políticas… Obviamente estas cuestiones hay que tomarlas a modo de anécdota, están basadas en prejuicios y mi intención era hacer una especie de chiste sin ofender a nadie.

Gastei 50 pesos máis ou menos e esperei 20 minutos a que chegase o meu colectivo, o seguinte saía ás seis da mañá do día seguinte polo que tiven sorte. O traxecto foi curto en términos de distancias deste país, nunha hora e cuarto cheguei. Fóronme buscar e durante ese día acostumeime a forma de falar de San Luis que nada ten que ver con Mendoza ou o ton de Bos Aires. De feito o meu amigo detestaba que en Europa xeneralícese e se pense que todos son porteños. Quedoume claro que os arxentinos do interior lévanse mal cós chilenos -Apoiaron a Gran Bretaña na Guerra das Malvinas-, os de Bos Aires, Bolivia e Perú pola inmigración, EEUU polas súas políticas... Obvio que estas cuestións hai que tomalas a modo de anécdota, están baseadas en prexuizos e a miña intención era facer un chiste sen ofender.

Estas Navidades iban a ser muy diferentes, para empezar hacía calor, de hecho hasta me había olvidado de la época del año en la que nos encontrábamos. La primera vez en mi vida que pasaba estas fechas lejos de mi familia y amigos. Pero no importaba, estaba viajando por América Latina, todo un sueño hecho realidad. El 23 fuimos a comprar todo lo necesario para Nochebuena, por supuesto el menú fue asado y con carne de verdad. Para que no me diese morriña mi amigo en un gesto muy bonito me compró jamón serrano, casi ocho euros por 100 gramos. Casi lloro de la emoción ya que llevaba seis meses sin probarlo. No tardé mucho en darme cuenta de la inflación que tiene el país, algunos precios eran para echarse las manos a la cabeza, tienen muchos problemas para importar productos debido a las políticas proteccionistas que el gobierno aplica. Sigo sin saber cómo harán algunas familias para llegar a final de mes.

Este Nadal sería diferente, para empezar facía calor, de feito ata esquecera en que época no ano estábamos. A primera vez na vida que pasaba estas datas lexos da familia e amigos. Pero non importaba, estaba viaxando por América Latina, todo un soño feito realidade. Para que non me dese morriña o meu amigo non xesto fermoso mercou xamón serrano, case oito euros por 100 gramos. Case choro da emoción pois levaba seis meses sen probalo. Non tardei moito en darme conta da inflación que ten o país, algúns prezos eran para botarse as mans á cabeza, teñen moitos problemas para importar productos por mor das políticas proteccionistas que aplica o goberno. Sego sen saber como fan as familia para chegar a fin de mes.

En vísperas de Nochebuena caminamos por la ciudad, caracterizada por su industria y los edificios bajos. No tenía nada en especial, pero me hacía ilusión caminar por las calles por las que diez años atrás andaba mi amiga. A las seis de la tarde comenzamos a preparar la cena, yo más bien miraba cómo trabajaba el resto porque mis dotes culinarias son nulas. Me sorprendieron los conocimientos cárnicos de los argentinos, saben en qué momento deben sacar la carne, cuándo echarle la sal para que no quede seca, diferencian las partes del animal con un simple vistazo… La conclusión a la que llegué es que tengo menos idea de cocina de lo que creía.

En vísperas de Noiteboa camiñamos pola cidade, caracterizada pola industria e os edificios baixos. Non tiña nada en especial, pero facíame ilusión camiñar polas rúas por las que dez anos atrás andaba a miña amiga. Ás seis da tarde comezamos a preparar a cea, eu máis ben miraba como traballaba o resto pois as miñas dotes coa cociña son nula. Sorprendéronme os coñecementos cárnicos dos arxentinos, saben en que momento deben sacar a carne, cando botar o sal para que non quede seca, diferencian as partes do animal cunha ollada... A conclusión á que cheguei é que teño menos idea de cociñar do que cría.








La familia de mi amigo era encantadora, no paraba de reírme y  aprender cosas nuevas de Argentina. Los definiría como sinceros, humildes, generosos y un ejemplo de superación y lucha en un país marcado por la inestabilidad económica y política. En resumen, el tipo de personas que todos queremos tener a nuestro lado y un orgullo pertenecer a una familia así. Agradecí mucho el trato que me dieron, se hace extraño pasar las primeras Navidades fuera, con el Atlántico por medio y conformarse con hablar media hora por Skype mientras te mueres de envidia porque te muestran platos repletos de marisco. Sin embargo no me puse triste, me sentía como en casa, los primeros cinco minutos me dio vergüenza y no sabía cómo actuar, al fin y al cabo era la extraña española que compartía mesa con ellos ese día… Pero así son en esta parte del planeta: Hospitalarios, cercanos y con una sonrisa permanente en el rostro. Me llevo unos bonitos recuerdos de esa Nochebuena atípica.

A familia do meu amigo era encantadora, non paraba de rirme e aprender cousas novas de Arxentina. Se tivera que definilos as palabras que empregaría serían: Sinceros, humildes, xenerosos e un exemplo de superación e loita nun país marcado pola inestabilidade política e económica. En resumo, o tipo de persoas que todos queremos ter ao noso lado e un orgullo pertencer a unha familia así. Agradecín moito o trato que me deron, faise extraño pasar o primero Nadal fóra, có Atlántico polo medio e conformarse con falar media hora polo Skyoe mentres morre de envexa pois móstranche pratos cheos de marisco. Non tiven morriña, sentíame coma na casa, os primeiros cinco minutos tiña vergoña e non sabía como actuar, ao fin e o cabo era a extraña española que compartía mesa con eles ese día... Pero así son nesta parte do planeta: Hospitalarios, cercanos e cun soriso permanente na cara. Lévome uns fermosos recordos desa Noiteboa atípica.

Comí mucho asado y de broma me decían que no pasaba nada, sabían el número de urgencias así que no moriría de empacho. Mi amigo afirmó mil veces que lo había cocinado mal porque la carne no era buena, que su gato llamado Turbo seguro que tenía mejores mollejas (Una larga historia) o que hacían falta más brasas. Tal vez sea por mis años en los que fui vegetariana –Cinco en total-, que los gallegos no entendemos de ternera aunque todos en España se pelean por la nuestra o que me moría de hambre, pero en mi opinión ese asado estaba delicioso.

Comín moito asado e de broma dicían que non pasaba nada, sabían o número de urxencias e non morrería de empacho. O meu amigo afirmou mil veces que o cociñara mal porque a carne non era boa, que o seu gato chamado Turbo seguro que estaba máis bo (Unha longa historia) ou que era preciso empregar máis brasas. Ao mellor serán os anos que fun vexetariana, que os galegos non entendamos de terneira aínda que todos en España pelexan pola nosa ou que morría de fame, pero na miña opinión estaba boísimo.

El día de Navidad, a más de 30 grados, conocí el barrio de la amiga (Feliciano Sarmiento) que tantas veces he nombrado. Era imprescindible irme de Villa Mercedes con un vídeo haciendo el idiota andando por esas calles, para mayor profesionalidad lo filmé desde una moto. Por supuesto me reservo los derechos de autor y dejo esos minutos de vergüenza ajena, en realidad propia, para el ámbito privado y hay que admitir que fue un regalo navideño original.

O día de Nadal, a máis de 30 graos, coñecín o barrio da amiga que tantas veces nombrei. Era necesario marchar de Vila Mercedes cun vídeo facendo o parvo por esas rúas, para maior profesionalide filmei todo dende unha moto. Por suposto resérvome os dereitos de autor e deixo eses minutos de vergoña para o ámbito privado e hai que admitir que foi un regalo orixinal.

El 26 de diciembre nos despertamos a las seis de la mañana para tomar un colectivo a la zona de la sierra. Tenía tanto sueño que hasta me quedé dormida encima de la mesa del salón sobre una bolsa de ropa, os podéis imaginar la escena. Por suerte pude dormir las tres horas de trayecto hasta Merlo. Comimos unas milanesas y dos empanadas en un restaurante barato, algo extraño en ese lugar, en el que fueron muy generosos ya que los platos eran enormes. Entre el empacho y lo que tuvimos que esperar a que nos sirviesen perdimos el colectivo que nos llevaba hasta el cerro que subiríamos. Tocaba caminar bajo un cielo totalmente nublado, efectivamente nos pilló la tormenta. Mejor tomarlo como otra anécdota del viaje.

O 26 de decembro despertamos ás seis da mañá para tomar un colectivo hacia a zona da serra. Tiña tanto solo que ata quedei durmida na mesa do salón sobre unha bolsa de roupa, podedes imaxinar a escea. Por sorte puiden durmir as tres horas de viaxe ata Merlo. Comimos unhas milanesas e dúas empanadas nun restaurante barato, onde foron xenerosos coas racións. Entre o empacho e o que tiven que agardar perdimos o colectivo que levaríanos ata o cerro. Tocaba camiñar baixo un ceo nubrado, efectivamente pillounos a tormenta. Mellor rir.


La que nos esperaba...

Siempre con la cámara en la mano

Habíamos recorrido un tramo cuando sin hacer autostop paró una mujer que viajaba en coche con su hija. Jamás ocurriría eso en España, lo normal sería pensar que si recoger mochileros de la carretera te robarán o se tratará de unos psicópatas. Se lo agradecimos mucho porque nos ahorró varios kilómetros caminando bajo la lluvia.

Recorréramos un tramo cando sen facer autostop parou unha muller que viaxaba en coche coa súa filla. Nunca ocorrería iso en España, o normal sería que pensasen que recoller xente na estrada implica que che rouben ou que serán uns psicópatas. Agradecino moito pois aforrounos varios quilómetros camiñando baixo a chuvia.

Nos dejó en un pueblo cercano al cerro. Nada más bajar recordé lo que implica vivir en un lugar con reducido número de habitantes, todos nos miraban como si fuésemos una novedad. Exactamente lo mismo que ser un ‘’forastero’’ en la villa en la que me crié. Caminamos hasta el siguiente pueblo por donde paraba el colectivo que nos llevaría hasta la Reserva Natural de Villa Elena.

Deixounos nun pobo preto do cerro. Nada máis baixar recordei o que implica vivir nun lugar cun número reducido de habitantes, todos nos miraban coma se fósemos a novidade. Exactamente o mesmo que ser ''o de fóra'' na vila na que me criei. Camiñamos ata o seguinte pobo onde paraba o colectivo que nos levaría ata a Reserva de Vila Elena.





Por fin estábamos ante las imponentes montañas que se suponía que debíamos subir acompañados de nuestras pesadas mochilas. ¡Qué ilusa fui al pensar que iríamos a un Parque Natural en que habría un camino! Me parecía tan obvio que no lo pregunté y acepté acampar en medio de la sierra, cómo íbamos a subir una montaña campo a través… Efectivamente eso hicimos. Él había estado mil veces ahí, tenía buena condición física (Algo que yo no porque mi época de deportista forma parte de la prehistoria) y le parecía sencillo caminar kilómetros esquivando zarzas y saltando piedras. Os podéis imaginar las risas que se echó a mi costa y las caras que debía estar poniendo yo pensando que iba a morir ahí. No me considero ‘’urbanita’’ pero nuestros niveles de supervivencia eran diferentes, menos mal que era buena persona y no me abandonó en medio del bosque aunque tenía que esperar por mí.

Por fin estábamos ante as imponentes montañas que supoñíase que íamos subir acompañados das nosas pesadas mochilas. ¡Que ilusa fun ao pensar que estaríamos nun Parque Natural no que habería un camiño! Parecíame tan obvio que non o preguntei e aceptei acampar no medio da serra, efectivamente subimos a montaña campo a través. Él estivera mil veces ahí, tiña boa condición física (Algo que eu non porque a miña época deportista forma parte do pasado) e parecíalle sinxelo camiñar quilómentros esquivando silvas e saltando pedras. Podedes imaxinar as risas que se botou polo que eu facía e as miñas caras. Non me considero ''unha rapaza de cidade'' pero os nosos niveis de supervivencia eran diferentes, menos mal que era boa persoa e non me abandonou no medio do monte aínda que tivera que esperar por mín.


¡Allá vamos!

Empecemos...


Era un reto, las vistas eran espectaculares, estaba mejorando mi resistencia física y contaba con un buen guía. Daba igual el cansancio, las pintas que llevaba, los muchos cortes que me hice o haberme caído por primera vez en medio de las zarzas como si en Galicia no hubiese (Para nosotros son ‘’silvas’’ de toda la vida). Durante semanas tuve las piernas destrozadas, parecía que me habían dado una paliza en San Luis pero volvería a subir ese cerro.

Era un reto, as vistas eran fermosas, estaba mellorando a miña resistencia física e contaba cun bo gruía. Daba igual o cansanzo, as pintas que levaba, os moitos cortes que me fixen ou caer por primera vez no medio das silvas coma se en Galiza non houbese. Durante semanas tiven as pernas destrozadas, parecía que me deran unha malleira en San Luis pero volvería subir ese cerro.




Cerca de donde me caí en las zarzas



Intentando no morir en medio de Argentina




Todavía no habíamos llegado al lugar donde acamparíamos y estaba oscureciendo. Al final mi amigo llevaba su mochila y la mía para caminar más rápido, me sentí como una auténtica explotadora. Algo así como mis ancestros en la época de la Colonización. Justo cuando atardecía llegamos a nuestro destino y pude sacar unas magníficas fotografías.

Aínda non chegáramos ao lugar onde acamparíamos e estabase facendo noite. Ao final o meu amigo levaba a súa mochila e a miña para camiñar máis rápido, sentinme coma unha auténtica explotadora. Algo así coma os meus ancestros na época da Colonización. Xusto cando desaparecío o sol chegamos ao noso destino e puiden sacar unhas boas fotografías.


Atardecer



El cielo continuaba nublado y era probable que comenzase de nuevo la tormenta, para colmo no sé la razón pero no conseguimos armar la carpa bien. Cayó en medio de la noche y parecía que dormíamos en un saco de los que utilizan las funerarias para meter los cadáveres. Nota para el futuro: Primero hay que familiarizarse con  la tienda de campaña en casa para asegurarte de que sabes montarla.

O ceo continuaba nubrado e era probable que comezase de novo a tormenta, para colmo non sei a razón pero non conseguimos armar ben a tenda. Caeu no medio da noite e parecía que dormíamos nun saco dos que se empregan para gardar cadáveres. Nota para o futuro: Primeiro hai que familiarizarse coa carpa na casa e asegurarse de que sábase montala.

Habíamos ‘’acampado’’, más bien tirado la carpa en el suelo porque los palos cayeron, al lado de una cascada. A pesar de los comentarios: ‘’¡Cuidado que hay una víbora!’’ o ‘’¿Qué es eso que hay en el fondo?’’, no tardé en tirarme al agua. Otro episodio gracioso en las aventuras de Laura ocurrió cuando volvía a la toalla contenta porque no había tropezado en las rocas… ¡ZAS! resbalé de la forma más torpe y penosa posible terminando en medio de la laguna. La cámara estaba grabando pero por supuesto ese vídeo también lo guardo para la intimidad. Estuvimos un buen rato riéndonos de mi última hazaña.

''Acampamos'', máis ben tiramos a tenda no chan pois os paos caeran, ao lado dunha fervenza. A pesar dos comentarios: ''¡Coidado coa víbora! ou ''Que é iso que hai no fondo?'', non tardei en tirarme á auga. Outro episodio gracioso nas aventuras de Laura ocorreu cando volvía á toalla contenta porque non caera nas rochas... ¡ZAS! resbalei da forma máis torpe e ponosa posible rematando no medio da lagoa. A cámara estaba grabando pero por suposto ese vídeo tamén o gardo para a intimidade. Estivemos un bo rato ríndonos da miña última fazaña.








Estaba con un auténtico experto en temas de supervivencia, aprendí varios trucos que he utilizado a lo largo de mi viaje. Por ejemplo una forma sencilla de cerrar la mochila sin candados o cocinar un arroz en medio del bosque. Desde luego que yo no tenía ni idea de la mitad de las cosas que me contaba.

Estaba cun auténtico experto en temas de supervivencia, aprendín varios trucos que utilicei ao longo da miña viaxe. Por exemplo unha forma sinxela de pechar a mochila sen cadeado ou cociñar un arroz no medio do monte. Dende logo que eu non tiña nin idea da metade das cousas que contaba.




Después de comer, bañarnos en la cascada y recoger nuestras cosas teníamos que bajar el cerro para continuar nuestro viaje hasta Córdoba. La bajada fue más sencilla que la subida pero no era tan ágil, hubo varias caídas, cargaron de nuevo mi mochila y por momentos creía que de ahí no saldría sin ninguna fractura. No sé cómo pero conseguí llegar al pueblo con sólo cortes y moratones en las piernas. 

Despois de comer, bañarnos na fervenza e recoller as nosas cousas tíñamos que baixar o cerro para continuar a nosa viaxe ata Córdoba. A baixada foi máis sinxela que a subida pero non era tan áxil, houbo varias cáidas, cargaron de novo a miña mochila e por momentos cría que de ahí non saería sen ningunha fractura. Non sei como pero conseguín chegar ao pobo con só cortes e moratóns nas pernas.

Estábamos muy cansados, sobre todo yo, y hartos de llevar las mochilas por lo que buscamos un lugar donde guardarlas hasta que saliese nuestro colectivo a Córdoba. Una mujer nos indicó la dirección de un hostal, si le dábamos unos pesos nos libraríamos de esa carga. El señor que nos atendió fue muy amable y ni siquiera aceptó nuestro dinero. Cenamos una combinación muy extraña: Calamares (Rabas le llaman aquí a las anillas, a mí me suena fatal) y pizza. Recogimos nuestras cosas y esperamos en la estación de autobuses hasta las dos de mañana. Mientras esperábamos hicimos lo que todo ''mochilero'' hace, si no hay una ducha disponible lávate en los baños públicos. Todavía me da la risa al recordar la cara que pusieron unas chicas cuando entraron y me vieron con la cabeza llena de champú. Me dio igual, había estado perdida en medio de una sierra y quería volver a sentir lo que es estar limpia.


Estábamos moi cansos. sobre todo eu, e fartos de levar as mochilas polo que buscamos un lugar onde gardalas ata que fora a hora de saír o noso colectivo hacia Córdoba. Unha muller indicounos a direción dun hostal, se lle dábamos uns pesos podíamos librar desa carga. O señor que nos atendeu foi moi amable e nin sequera aceptou os nosos cartos. Ceamos unha combinación moi extraña: Calamares e pizza. Recollimos as nosas cousas e esperamos na estación de autobuses ata as dúas da mañá. Mentres esperábamos fixemos o que todo ''mochilero'' fai, se non hai ducha disponible lávate nuns baños públicos. Aínda lembro a cara que puxeron unhas rapazas cando entraron e víronme coa cabeza chea de champú. Dábame igual. estivera perdida no medio da serra e quería volver a sentir o que era estar limpa.

A los cinco minutos nos habíamos dormido en el autobús y nos despertamos directamente en la terminal de Córdoba, una señora estuvo un rato balanceándome hasta que desperté. Caminamos unas cuadras y llegamos a la casa de la hermana de mi amigo; una chica recién licenciada en medicina, muy amable, simpática y encantadora como el resto de su familia. Charlando con ellos descubrí algunas historias y trapos sucios de su infancia, ese tipo de relatos me recordaron las travesuras o hazañas que hacía con mi hermano mayor. Otra cosa importante que aprendí es a tomar mate, sabe mejor el dulce, como por ejemplo que sólo se dice ''gracias'' cuando no quieres más no cada vez que lo pruebas.

Aos cinco minutos quedamos durmidos no autobús e espertamos directamente na terminal de Córdoba, unha señora estivo un rato movéndome ata que espertei. Camiñamos unhas cuadras e chegamos á casa da irmá do meu amigo; unha rapaza recén licenciada en mediciña, moi amable, simpática e encantadora como o resto da súa familia. Falando con eles descubrín algunhas e trapos sucios da súa infancia, ese tipo de relatos recordoume as trastadas que hacía eu có meu irmán maior. Outra cousa que aprendín é a tomar mate, sabe mellor doce, como por exemplo que só se di ''grazas'' cando non queres máis non cada vez que o probas.

Salimos a comer por ahí mi amigo, su hermana y su cuñado que por supuesto también me pareció simpático. Comí mi primer ''lomito'', una especie de bocadillo de lomo con lechuga y otras cosas ricas. Prefiero ese tipo de comidas que los completos chilenos, sin ánimo de ofender a mi patria adoptiva. Para bajar el empacho paseamos por la ciudad universitaria, desierta debido a las fechas en las que estábamos. Me gustaban las calles, la zona del parque, que se pudiese andar sin tropezar con la gente... Pero para una gallega esas temperaturas eran infernales, me aseguraron que 32 grados no era nada y se trataba de un día ''fresco''.

Saímos a comer por ahí o meu amigo, a súa irmá e o seu cuñado que por suposto tamén me pareceu simpático. Comín o meu primeiro ''lomito'', unha especie de bocadillo de lomo con leituga e outras cousas ricas. Prefiro esas comidas que os completos chilenos, sen ánimo de ofender a miña patria adoptiva. Para baixar o empacho paseamos pola cidade universitaria, deserta debido as datas nas que estábamos. Gustáronme as rúas, a zona do parque, que se puidese andar sen tropezar coa xente,,, Pero para unha galega esas temperaturas eran infernais, aseguráronme que 32 graos non era nada e tratábase dun día ''fresco''.











Para terminar el día cenamos en un restaurante donde nos sirvieron abundantes raciones, ya había asumido que saldría de Argentina con varios kilos más después de toda la carne que estaba ingiriendo. Por variar no pedí ternera, sino pollo con patatas fritas. Durante la cena aprendí muchísimas palabras argentinas y me quedó claro que los argentinos siempre hablarán con doble sentido, tienen miles de expresiones que suenan mal pero que están dichas desde el cariño.

Para rematar o día ceamos nun restaurante onde nos serviron abundantes racións, xa asumira que saería de Arxentina con varios quilos máis despois de toda a carne que estaba inxerindo. Por variar non pedín terneira, senón polo con patacas fritidas. Durante a cea aprendín moitísimas palabras arxentinas e quedoume claro que os arxentinos sempre falarán con dobre sentido, teñen miles de expresións que sonan mal que que están ditas con amor.

Era el 29 de diciembre y tocaba despedirse. Odio esta parte, no se sabe qué decir o cómo actuar... había llegado el momento de separarnos después de haber pasado unas Navidades atípicas juntos. A pesar de estar lejos de mi familia por estas fechas me hicieron sentir como en casa, conocí grandes personas, quedé convencida que como la ternera argentina no hay ninguna y visité lugares preciosos. Quién me iba a decir a mí que con la grande que es Argentina conocería a una persona que nació en la misma ciudad que una de mis mejores amigas, al parecer se puede conocer a un ''mercedino'' en cualquier sitio. No sé cuándo nos volveremos a reencontrar -Tal vez sea en Chile, España o vuelva a Argentina ya que me ha gustado el país- pero espero que algún día nuestros caminos se vuelvan a cruzar. Será muy difícil que olvide esa semana en la provincia que los escritores porteños de mi guía turística ignoraron.

Era o 29 de decembro e tocaba despedirse. Odio esta parte, non se sabe que dicir ou como actuar... Chegara o momento de separarnos despois de pasar un Nadal atípico xuntos. A pesar de estar lonxe da familia por estas datas fixéronme sentir coma na casa, coñecín grandes persoas, quedei convencida de que como a terneira arxentina non hai ningunha e visitei lugares fermosos. Quen me iba a dicir a mín que có grande que é Arxentina coñecería a unha persoa que naceu na mesma cidade que unha das miñas mellores amigas, ao parecer pódese coñecer a un ''mercedino'' en calquer sitio. Non sei cando nos volveremos a reencontrar -Tal vez sexa en Chile, España ou volva a Arxentina pois gustoume o país- pero espero que algún día os nosos camiños se volvan cruzar. Será moi difícil que esqueza esa semana na provincia que os escritores porteños da miña gruía turística ignoraron.

Mi viaje continuaba y me esperaban nueve horas de colectivo hasta llegar a Buenos Aires donde comprobaría si esa rivalidad entre el interior y la capital existía. Efectivamente ocurre lo mismo que entre Madrid y Galicia, supongo que en todos los países hay estereotipos y prejuicios contra ciertas zonas. Menos mal que no todo el mundo alimenta esas ideas erróneas y hay que tomarlo con humor, es absurdo generalizar. En la siguiente entrada contaré mi experiencia en la que hace unas décadas se llagó a llamar la capital de la quinta provincia gallega.

A miña viaxe continuaba e esperábanme nove horas de colectivo ata chegar a Bos Aires onde comprobaría se a rivalidade entre o interior e a capital existe. Efectivamente ocurre o mesmo entre Madrid e Galiza, supoño que en todos os países hai estereotipos y prexuízos contra certas zonas. Menos mal que non todo o mundo alimenta esas ideas erradas e hai que tomalo con humor, é absurdo xeneralizar. Na seguinte entrada contarei a miña experiencia na que fai unhas décadas chegouse a chamar a capital da quinta provincia galega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario